De izquierda a derecha, el coleccionista Germán Grandón y el director de la Dibam, Ángel Cabeza.