FUNDACIÓN DE LA DIRECCIÓN DE BIBLIOTECAS, ARCHIVOS Y MUSEOS: Eduardo Barrios Hudtwalker

[!b:Eduardo Barrios] nació en Valparaíso en 1884, sin embargo fue educado en Lima por su madre peruana tras la muerte de su padre, un oficial de ejército. En 1900 regresó a Chile donde, tras un breve paso por la Escuela Militar, trabajó como funcionario de la Universidad de Chile y taquígrafo en la Cámara de Diputados. Por esta época comenzó su carrera como dramaturgo y escritor, sobresaliendo en 1915 con su libro El niño que enloqueció de amor y posteriormente con dos importantes novelas: Un perdido (1918) y El hermano asno (1922). En 1925 ingresó a la Biblioteca Nacional, siendo designado en 1927 Director en reemplazo del jubilado director Carlos Silva Cruz. De inmediato Barrios tomó varias medidas para mejorar el servicio: reanudó la publicación del Boletín de la Biblioteca Nacional, restableció la publicación de la Biblioteca de Escritores de Chile y la Revista Bibliográfica. Asimismo, creó la Sección de Control y Catalogación y organizó cursos de perfeccionamiento para el personal a cargo de figuras destacadas, como Mariano Picón Salas, Raúl Silva Castro y Guillermo Feliu Cruz. En el ámbito político perteneció a la elite intelectual que se sintió identificada con el general Ibañez y su obra de modernización del Estado como conductor de la vida nacional, vínculo que le permitió asumir como Ministro de Educación Pública entre 1927 y 1928, manteniendo al mismo tiempo su cargo como director de General de Bibliotecas y de la Biblioteca Nacional. Su accionar fue decisivo para la creación de la Dirección de Bibliotecas, Archivo y Museos, siendo su primer director. Mantuvo su cargo hasta la caída del general Ibáñez a mediados de 1931, dejando una huella imborrable en el quehacer cultural de Chile.

Recursos adicionales

readspeaker