CONSOLIDACION DE LA DIRECCIÓN DE BIBLIOTECAS, ARCHIVOS Y MUSEOS: La Dirección entre 1932 y 1935

Entre 1931 y 1935 la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos tuvo dos directores que lucharon por sacar adelante la institución en medio de la Gran Depresión que afectaba a Chile: Thomas Thayer Ojeda (1931-1932). Nació en Caldera en 1877 y estudio en Taltal y luego en Santiago. En 1902 ingreso a la Biblioteca Nacional donde desarrollo una extensa carrera, alcanzado el cargo de jefe de la Sección Manuscritos. Al mismo tiempo desarrollo una fructífera labor como investigador que lo convirtió en un historiador destacado, especialmente en el ámbito de la genealogía. Entre sus obras más importantes se destaca la continuación de la Colección de historiadores i de documentos relativos a la independencia de Chile, comenzada por Enrique Matta Vial, específicamente los tomos XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX, XXIV y XXVI, publicados entre 1909 y 1914. También son importantes sus trabajos: Familias Chilenas (1905), Navarros y Vascongados en Chile, entre una numerosa obra de tema genealógicos y coloniales. Alejandro Vicuña Pérez (1932-1935)]. Nació en Santiago en 1889. Estudió en el Seminario de Santiago y la Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote en 1912. De inmediato comenzó a desempeñarse como profesor de idiomas y filosofía del seminario de Santiago, entre 1912 y 1915. Posteriormente asumió como profesor de religión del Liceo de Aplicación, entre 1916 y 1926. Poseedor de una prodigiosa pluma, publicó numerosos libros de carácter religioso y patriótico, entre los que destacan: Centenario, Poema Histórico-Crítico; Patria; Vida del Iltmo. Señor Manuel Vicuña Larraín, primer arzobispo de Santiago; La iglesia chilena y el patriotismo; Origen de la guerra europea; entre otros. También fue director de varias sociedades obreras y capellán de instituciones religiosas. En 1932 Arturo Alessandrí Palma lo designó director de la Dirección de Bibliotecas, Archivos Museos, desempeñado este cargo por cuatro años, hasta 1935. Durante su gestión le toco lidiar con el ajuste presupuestario llevado cabo por el ministro de Hacienda Gustavo Ross Santa María, sin embargo, pudo reabrir a principios de 1934 el Museo Nacional de Historia Natural clausurado al público desde el terremoto de 1928 por obras de reparación y reconstrucción.

Recursos adicionales

readspeaker