Para comentar hallazgo paleontológico mundial:

Servicio Nacional del Patrimonio Cultural tendrá un webinar sobre misterioso huevo fósil de la Antártica

El encuentro será con David Rubilar, jefe del Área de Paleontología del museo, quien fue parte del equipo que encontró este fósil en la isla Seymour, en la península antártica, hito que fue publicado en detalle en la prestigiosa revista Nature.

23/06/2020

Fuente: Servicio Nacional del Patrimonio Cultural

El pasado 17 de junio de 2020, un importante hallazgo paleontológico fue publicado en un artículo de la revista científica Nature, a cargo de un equipo del cual formó parte David Rubilar, jefe del Área de Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), institución dependiente del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. La noticia que recorrió el mundo e hizo eco en la prensa a nivel planetario es el hallazgo de un huevo de gran tamaño correspondiente a un enorme reptil marino de la era Mesozoica, desenterrado en un sector de la Isla Seymour, en la Antártica.

Para comentar en detalle y relatar paso a paso cómo se produjo este gran descubrimiento, el próximo 25 de junio David Rubilar participará en el webinar "El misterioso huevo fósil de la Antártica", en el que conversará de esta noticia con Carlos Maillet, director nacional del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, la directora (S) del Museo Nacional de Historia Natural, María Isabel Orellana y Cristian Becker, jefe curatorial y científico del MNHN. La instancia será en vivo este jueves 25 de junio, a las 12:00 y se podrá apreciar en el canal YouTube del Servicio a través del enlace https://youtu.be/IFO7YjahqXU

Historia del hallazgo

Todo comenzó en enero del año 2011, cuando Rubilar, junto con otros investigadores del MNHN y de la Universidad de Chile visitaron esta zona del continente helado, en el marco de una expedición a cargo del Instituto Antártico Chileno (INACH). La isla Seymour es conocida por contar con gran cantidad de fósiles, lo que la hace una zona que genera un gran interés para la paleontología, además porque está bien definido el límite K/P, esto es, el momento en que termina la era Mesozoica (era de los dinosaurios) y comienza la Cenozoica (era de los mamíferos).

Tras algunos días recorriendo el área, David Rubilar y el paleontólogo Rodrigo Otero, advirtieron una estructura laminar, ubicada cerca de un curso de agua. Tras extraer esta estructura, notaron que tenía una forma que se asemejaba a la de una bolsa doblada, sin poder llegar a mayores conclusiones sobre lo encontrado. Posteriormente, consultaron con otros paleontólogos y geólogos presentes sin llegar a una conclusión. Tuvo que pasar casi una década antes de que se supiera sobre el origen de esta extraña estructura. Eran los restos de un huevo de un reptil marino gigante.

David Rubilar, jefe del Área de Paleontología del MNHN afirma que "Este espécimen es el segundo huevo más grande en cualquier vertebrado extinto o viviente -superado sólo por el huevo gigante del «ave elefante» de Madagascar- mayor, incluso, que los huevos de dinosaurios no avianos. Su estructura es similar a aquella encontrada en reptiles lepidosaurios (los cuales ponen huevos no calcificados) y es consistente con la idea de que éste podría pertenecer a un gran mosasaurio, reptil marino cuyos huesos son muy abundantes en las rocas cretácicas de la Isla Seymour".

Un huevo fundamental

Este hallazgo es de enorme transcendencia en el ámbito de la Paleontología, y David Rubilar fundamenta esta importancia: "El huevo descubierto es similar en estructura a los actuales reptiles lepidosaurios, como lagartos, iguanas y serpientes. En las mismas rocas donde descubrimos este huevo se han descubierto abundantes restos de mosasaurios y plesiosaurios, ambos reptiles marinos de gran tamaño. Sin embargo, como el huevo eclosionó, es decir, al no tener embriones, no podemos asegurar a qué animal pertenece específicamente. Años antes describimos la presencia de un mosasaurio de enormes dimensiones al que denominamos Kaikaifulu hervei, que debió medir aproximadamente unos 10 metros de longitud. No sería extraño que este huevo pertenecería a un mosasaurio de gran tamaño, como éste". La relevancia de este descubrimiento queda graficada en el hecho de que fue publicado en la prestigiosa revista Nature ya que es el primer huevo de un reptil marino gigante de la era Mesozoica. Es el tercer fósil chileno en ser descrito en esta revista y depositado en el Área de Paleontología del MNHN.

Además, David Rubilar apunta que los mosasaurios y plesiosaurios eran muy abundantes en el periodo Cretácico, y sus fósiles se han desenterrado en varios puntos del planeta (se pueden observar dos calcos de esqueletos, de estos fantásticos animales, en el Salón de Acceso del MNHN). Aún así, poco se sabe de su biología reproductiva. Por ejemplo, hasta antes de hallazgo se asumía que los grandes reptiles marinos mesozoicos, como mosasaurios y plesiosaurios, parían crías vivas. Este hallazgo echa luces precisamente sobre este proceso, en específico sobre cómo los grandes reptiles marinos del pasado ponían huevos. Antarcticoolithus bradyi, cuyo nombre significa «huevo de piedra Antártico tardío», indica dónde fue encontrado y los aproximadamente 160 años entre la descripción del primer huevo mesozoico y el hallazgo de este espécimen. Sus dimensiones son: 29 x 20 centímetros de largo y ancho preservado. No tiene restos embrionarios en su interior.

Todo este hallazgo fue publicado el pasado 17 de junio de 2020, en la revista Nature. Acá pueden revisar el artículo.

Recursos adicionales

Materias: Ciencias Naturales - Educación - Evento especial - Paleontología
Palabras clave: Museo Nacional de Historia Natural
readspeaker