El misterioso huevo fósil de la Antártica atrajo a público escolar y especializado

En webinar realizado este mediodía en el canal YouTube del Servicio se relató la historia tras este importante hallazgo, se puso de relieve el trabajo colaborativo en investigación y se anunció la digitalización en 3D del espécimen hallado.

25/06/2020

Fuente: Servicio Nacional del Patrimonio Cultural

Con la participación del director del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Carlos Maillet; la directora (S) del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), María Isabel Orellana; el jefe curatorial y científico MNHN, Cristian Becker; y el jefe del Área de Paleontología MNHN, David Rubilar, se desarrolló el seminario en línea con que se acercó a la comunidad los resultados del hallazgo paleontológico de un huevo fósil en la isla Seymour, en la Antártica, que ha captado el interés científico y educativo tanto en Chile como en el mundo.

El encuentro moderado por el periodista del MNHN José Ignacio Silva, fue inaugurado con las palabras del director Maillet quien manifestó la relevancia de este hito científico y sus avances desde la perspectiva de la orgánica institucional que funciona también a través de este tipo de hallazgos que fusiona dos aspectos muy importantes del patrimonio cultural como son la educación y la ciencia. "Una de las misiones que ha preservado siempre el Museo Nacional de Historia Natural es descubrir, investigar pero también difundir y conectar con las comunidades y eso sumamente importante", señaló.

La directora (s) MNHN, María Isabel Orellana, destacó la oportunidad de poder "compartir con la audiencia remota un acontecimiento científico tan importante para el museo, importante en muchos aspectos, no solamente por la connotación que tiene para el conocimiento científico, sino porque este acontecimiento refleja de alguna manera la naturaleza del museo".

"Quien está dentro de este equipo de investigación que hace este gran hallazgo es David Rubilar, quien es el jefe del Área de Paleontología del museo, pero que además es un niño visitante del museo y creo que eso es una cosa muy importante porque habla de la naturaleza científica de un museo nacional de historia natural y que tiene que ver con que nosotros no solamente custodiamos los objetos que son producto del conocimiento científico, o que permiten acrecentar el conocimiento científico, sino que también tenemos una labor importante de conexión con las audiencias y de sensibilización con respecto a los temas científicos. Cuando una niña o un niño traspasa las puertas del museo nosotros lo que esperamos es que esa motivación que tratamos de generar cale profundo, no necesariamente para que sea científico, sino que para utilizar el conocimiento científico como herramienta poderosa de transformación social, de toma de decisiones, de aprender a vivir colectivamente, todos aspectos que se reúnen en esta expedición", agregó.

Desde esa misma perspectiva, el jefe curatorial y científico MNHN, Cristian Becker, destacó el trabajo colaborativo que hizo posible esta investigación ya que reunió a distintas instituciones en el desarrollo de esta investigación fruto de muchos años de estudios y análisis.

Este carácter colaborativo también fue subrayado por el jefe del Área de Paleontología MNHN, David Rubilar quien señaló que este enfoque es también un cambio de paradigma no solo a nivel científico. Rubilar quien participó directamente en la expedición, detalló el proceso investigativo paso por paso respondiendo también las preguntas del público, con gran participación infantil que se mostró muy interesado en el tema así como también representantes de la ciudadanía y miembros de la comunidad científico que pudieron conocer de primera fuente y a través de material audiovisual como fue que en 2011 se produjo este hallazgo y qué pasos se debieron seguir para poder entregar una hipótesis sobre la procedencia de este huevo fósil, aspecto que fue recientemente abordado en la revista especializada Nature.

Rubilar relató como en una primera instancia desconocían de qué se trataba el material encontrado en este territorio en constante prospección geológica, ya que no pudieron identificar que esta pieza de alrededor de 30 centímetros era un huevo. Lo primero fue identificar si era orgánico u inorgánico y para ello trajeron el espécimen hasta el Museo Nacional de Historia Natural y se apoyaron con Julia Clarke, experta en dinosaurios de la Universidad de Texas que casualmente se encontraba de visita en el museo.

Complementaron con estudios tomográficos gracias a una alianza con Clínica Las Condes tras lo cual se obtuvieron las primeras conclusiones. Se trataba de un huevo de cáscara blanda cuyo animal de procedencia es desconocida pero se estima que podría ser un mosasaurio.

Rubilar señaló que se planteó que es un hallazgo sin precedentes, lo que impone también un desafío, y que no se descarta alguna otra posibilidad para identificar al productor del huevo.

Al finalizar la directora María Isabel Orellana anunció que este huevo se va a digitalizar prontamente para que la comunidad científica y cualquier persona pueda hacer uso de él y se publicará en la plataforma Sketchfab donde el MNHN ya tiene modelos 3D de varios de las piezas que resguardan.

El director Carlos Maillet añadió que el contexto de la digitalización, ésta será muy relevante para acortar brechas y que continúa con la política de relevar el patrimonio virtual impuesta por el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, a través de iniciativas de digitalización de piezas y de la virtualización de varios de los museos que ya están en línea con recorridos virtuales y pertenecen a la red cultural de esta institución.

El webinar completo fpuede ser visualizado en el canal YouTube del Servicio en https://youtu.be/IFO7YjahqXU.

Recursos adicionales

Materias: Ciencias Naturales - Paleontología
Palabras clave: Museo Nacional de Historia Natural
readspeaker