Pasar al contenido principal

Historia

El Servicio Nacional del Patrimonio Cultural se constituyó el 28 de febrero de 2018, con la publicación en el Diario Oficial del Decreto con Fuerza de Ley que dio paso a la implementación del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el cual entró en vigencia a partir del 1 de marzo de 2018.

Según lo consigna la Ley N°21045, que aprueba esta nueva institucionalidad cultural, la labor de este servicio se centra en implementar políticas y planes, y diseñar y ejecutar programas relacionados con folclore, culturas tradicionales, patrimonio indígena, patrimonio cultural material e inmaterial, infraestructura patrimonial, participación ciudadana en los procesos de memoria colectiva y políticas públicas en torno al patrimonio.

También está facultado para hacer estudios, investigaciones y para prestar asistencia técnica a organismos en materias de su competencia.

Nueva institucionalidad cultural

El Servicio Nacional del Patrimonio Cultural se constituyó con la publicación de la Ley N° 21.045, que entró en vigencia el 1 de marzo de 2018, con el fin de dar curso a la implementación del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, cartera de la cual depende.

Es el sucesor natural de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam). Su labor se orienta a gestionar el reconocimiento, el resguardo y el acceso al acervo patrimonial, la memoria, y el patrimonio inmaterial. Este servicio autónomo y descentralizado está mandatado por ley a ejecutar planes, políticas y programas que formula el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de la Subsecretaría del Patrimonio Cultural.

Su institución antecesora fue creada en noviembre de 1929, con el objetivo de reunir a diez destacadas instituciones culturales formadas desde el nacimiento de la República para conservar las principales colecciones bibliográficas, culturales, artísticas y científicas de la nación. Entre ellas se encontraban la Biblioteca Nacional (1813), el Museo Nacional de Historia Natural (1830), la Biblioteca Santiago Severin de Valparaíso (1873), el Museo de Historia Natural de Valparaíso (1878), el Museo Nacional de Bellas Artes (1880), el Museo de Historia Natural de Concepción (1902), el Museo Histórico Nacional (1911), el Museo de Talca (1925), el Registro Conservatorio de la Propiedad Intelectual (1925) y el Archivo Nacional (1927).

En la actualidad, la red del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural incluye la Biblioteca Nacional y 3 museos nacionales, 24 museos regionales y especializados, 6 bibliotecas regionales, y cerca de 450 bibliotecas públicas en convenio. Asimismo, lo integran el Consejo de Monumentos Nacionales, el Departamento de Derechos Intelectuales, el Archivo Nacional de la Administración, el Archivo Nacional Histórico, el Archivo Regional de Tarapacá y el Archivo Regional de La Araucanía, la Subdirección de Pueblos Originarios y la Subdirección de Patrimonio Cultural Inmaterial.

Una de las principales innovaciones del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural es conformarse como una institución desconcentrada en el territorio, lo cual ha permitido la conformación de direcciones regionales en todo el país, que agrupan a los equipos de museos, bibliotecas, archivos, pueblos originarios, patrimonio cultural inmaterial y Secretaría Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales que se encuentran en el territorio.

Según lo consigna la Ley N° 21.045, la labor del Servicio se centra en implementar políticas y planes, y diseñar y ejecutar programas relacionados con folclore, culturas tradicionales, patrimonio indígena, patrimonio cultural material e inmaterial, infraestructura patrimonial, participación ciudadana en los procesos de memoria colectiva y políticas públicas en torno al patrimonio. También está facultado para hacer estudios, investigaciones y para prestar asistencia técnica a organismos en materias de su competencia.