Pasar al contenido principal

Valparaíso

Biblioteca Regional Santiago Severin

Biblioteca Santiago Severin de Valparaíso presenta libro que recoge la historia de su centenario edificio

Publicado el 07/03/2022
Portada de libros en la biblioteca
La primera biblioteca pública regional de Chile acaba de cumplir 149 años de existencia y el tradicional edificio que la alberga, ubicado frente a la plaza Simón Bolivar de la ciudad, celebra su primer centenario desde que el empresario y filántropo Santiago Severín Espina decidiera donar los fondos necesarios para su construcción, motivado por el intelectual Roberto Hernández Cornejo.

Como parte de las celebraciones por un nuevo aniversario se presentó el libro “La Biblioteca Pública de Valparaíso Santiago Severin y Roberto Hernández: Homenaje a los 100 años del edificio”, que recoge parte de la historia de la primera biblioteca pública del país.

El libro es un reconocimiento al centenario de su edificio, obra de los arquitectos italianos Arnaldo Barison y Renato Schiavon, que es Monumento Nacional desde 1998 y también una de las construcciones más emblemáticas de Valparaíso.

A través de 8 artículos de destacados historiadores e investigadores, la obra publicada por la Fundación Roberto Hernández y Ediciones Biblioteca Nacional, invita a adentrarse en las memorias de una de las instituciones culturales más antiguas de Chile, que el pasado 27 de febrero cumplió 149 años desde su fundación.

Sus autores son Horacio Hernández Anguita, presidente de la fundación y nieto de Roberto Hernández; Gonzalo Severin Fuster, director de la fundación y familiar de Santiago Severin; Rodrigo Moreno Jeria, académico y vicepresidente de la fundación; además de los académicos e investigadores Marcela Hurtado Saldías, Jorge Ferrada Herrera, Gonzalo Serrano del Pozo y Fernando Rivas Inostroza.

El director del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Carlos Maillet Aránguiz, valoró que “junto con ser una biblioteca pública pionera en Chile, su historia refleje el compromiso, voluntad y visión de personas como Santiago Severin Espina y Roberto Hernández Cornejo por construir un espacio público de lujo para el desarrollo de la cultural en Valparaíso. Creemos que la publicación le hace justicia a una obra arquitectónica notable y sella un importante compromiso con la comunidad porteña y regional”.

Al igual que la propia ciudad en donde está emplazada, durante su historia esta biblioteca ha sido un ejemplo de resiliencia al tener que levantarse más de una vez de terremotos que la han dañado gravemente.

La actual directora de este espacio, Francisca Araneda, explicó que “adentrase en la historia de la biblioteca es evocar también la historia de Valparaíso, de sus terremotos y reconstrucciones, de sus personajes y habitantes, de los auges y reveses económicos, y en su tradición migrante. Celebrar un nuevo aniversario de la primer biblioteca pública regional del país, es festejar también a la ciudad puerto como un potente foco cultural”.

Por su parte, el presidente de la Fundación Roberto Hernández, Roberto Hernández  Anguita, indicó que  “la memoria de este suceso relevante, está entretejida de acciones, voluntades e inteligencias de personas que contribuyeron con tesón y generosidad a la obra. Desde el diseño de los planos constructivos de los arquitectos Arnaldo Barison y Renato Schiavon, la dirección de la obra del ingeniero Augusto Geiger, hasta las faenas de los trabajadores, que entregaron sus energías y esfuerzos para el logro de una obra arquitectónica fina y bella en el corazón de Valparaíso, como emblema de la cultura y del saber. Obra que, junto a tantos, tiene como protagonistas destacados a Roberto Hernández Cornejo y Santiago Severin Espina”.

La publicación aspira a convertirse en una fuente documental relevante para futuras indagaciones de la ciudad, la biblioteca y su edificio, así como de dos figuras clave para la sociedad porteña: Santiago Severin y Roberto Hernández Cornejo.

Santiago Severín Espina fue una figura destacada de la élite financiera y migrante que hizo del puerto su hogar. Fue parlamentario, amante de las ciencias y la literatura. Parte esencial de su legado fue la donación del edificio para la biblioteca de Valparaíso que hoy lleva su nombre. Por su parte, Roberto Hernández fue un periodista, historiador y bibliófilo. Se lo reconoce como uno de los grandes impulsores de que se concretara el proyecto de construir un edificio que albergara dignamente la biblioteca pública, de la que fue director entre 1920-1952.

Galería